viernes, 28 de enero de 2011

Las expectativas

La expectativa es una variable de la naturaleza cognitiva que sugiere la idea de anticipación y cuya inclusión en los análisis psicológicos resulta de fundamental importancia a los fines de explicar y predecir una dinámica social del comportamiento y hasta el motivo de nuestros estados de ánimos. Asimismo la expectativa constituye el ingrediente cognitivo fundamental del liderazgo.


El líder en cuanto es percibido como tal (Ver post anterior) genera una serie de expectativas sobre su comportamiento, funciones, personalidad, objetivos etc.

Lo importante del asunto no son las expectativas que de manera automática se generan en los seguidores, sino las que debe generar el líder para el correcto funcionamiento de la institución o grupo. Con lo cual entramos en la discusión sobre si es posible generar expectativas y qué efectos tendrá esta sobre los seguidores, tanto en el desempeño inmediato como en la moral y crecimiento del grupo.

Generar unas expectativas muy altas en el grupo nos puede llevar a no cumplir dichas expectativas lo cual podría producir un grado alto de insatisfacción en el grupo incluso de frustración.

Generar unas expectativas muy pobres en el grupo que nos lleve a cumplir con creces dichas expectativas podría producir un grado alto de satisfacción en el grupo.

Las expectativas respecto a las preferencias de un grupo humano concreto depende fundamentalmente de:

• Las necesidades personales. Son las necesidades concretas las que conformarán unos ciertos deseos y por tanto las preferencias del grupo con respecto a un determinado tipo de líder así como a los objetivos que fije.

• Las influencias personales. Influido por los comentarios de otras personas o por las propias experiencias personales. Las propias experiencias vividas y la información facilitada por otros nos influye tanto en la percepción que tengamos del líder así como de los objetivos fijados en relación con lo que deseamos o creemos que podemos cumplir así como en el crecimiento del grupo ante la asunción de objetivos que permitan al mismo superarse y generar crecimiento

Las experiencias previas, la información y las promesas recibidas afectan tanto al liderazgo esperado como al deseado

Así definiremos los siguientes factores que afectan al liderazgo esperado

Este depende fundamentalmente de varios factores:

• Intensificadores Transitorios. Son los factores que hacen al grupo muy sensibles a diferentes tipos de formas de liderazgo. Ante ciertas circunstancias la percepción del líder es distinta.

• Alternativas Percibidas. Lo que espera el grupo depende del nivel de los diferentes líderes que constituyen alternativas. Si el grupo ha conocido varios líderes y formas diferentes de gestionar el liderazgo sus expectativas respecto al mismo serán más elevadas.

• Factores situacionales. En ocasiones aparecen factores que a juicio del grupo el líder no puede controlar. Sera función del líder el rebajar las expectativas del grupo respecto a la función de liderazgo.

Por tanto y a modo de conclusión diremos que si bien es seguro que el líder genera siempre expectativas en el grupo, debe de intentar controlar las mismas teniendo en cuenta al grupo, el momento y la oportunidad.

Aunque siempre es deseable intentar crear a través del líder un grupo cohesionado y en constante crecimiento dispuesto a fijarse objetivos cada vez más altos, no siempre esto es posible ni es el momento adecuado, será por tanto responsabilidad propia del líder no solo adaptar el tipo de liderazgo a la composición del grupo sino también adaptar los objetivos o expectativas del mismo al momento en que se encuentre el grupo

2 comentarios:

  1. Ante todo felicitarte por el post.

    Convengo contigo en todo. Pero me gustaría comentar dos cosas.

    Por un lado, indicar que es fundamental ser dueño de tus expectativas (las que tú generas).
    De esta forma, como indicas, puedes “editarlas” en función del grupo, momento y oportunidad.

    Yo ahí prefiero pecar de defecto que de exceso. Cuando generas en alguien una expectativa muy importante para él. Si luego no se cumple, la decepción será N veces mayor. Y a ese “cliente” te costará recuperarlo para la causa y sobre todo pierdes credibilidad ante él y ante el grupo si lo comparte a nivel personal.
    Sin embargo siempre tienes tiempo de generar (si tú eres realmente el dueño de tus expectativas) nuevas y mayores expectativas. No quiero decir que se haga en dos ó tres fases, sino que se mida bien el binomio expectativa generada/decepción provocada y sobre todo las consecuencias de esta a nivel personal y lo daños colaterales que se pueden ocasionar en el grupo.

    Y lo otro que quiero comentar es la importancia de que el líder adapte su estilo de liderazgo a la situación y composición del equipo. Aunque pueda parecer una obviedad, no lo es. He conocido muchos líderes “estáticos” que lo mismo lideran un equipo de ingenieros en una empresa en crisis que un grupo multiperfil para el lanzamiento de un nuevo producto. Espera que "su" equipo se adapte a él. Ya él es "infalible".

    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Teófilo del Ángel B.4 de mayo de 2016, 5:22

    Es importante conocer cuáles son las expectativas que los empleados tienen de su líder. Cuando se dirige a un grupo de personas que sobre todo han tenido ya liderazgos anteriores, los subordinados llegan a acostumbrarse a un estilo de liderazgo y quieren que el nuevo líder tenga características similares o tome decisiones de la misma forma que el anterior.

    Si el líder anterior se enfocó más al lado del trabajador, mostrarán un rechazo hacia el nuevo líder sobre todo si este se basa más en cuestiones de responsabilidad bajo el esquema de autoritarismo.
    Por otra parte el subordinado desea que su líder tenga los conocimientos, competencias y habilidades necesarias para poder dirigirlo y sobre todo que conozca sobre las diferentes actividades que se realizan en la organización. El líder debe cuidar la comunicación y la empatía con los empleados pues ellos prefieren estas características en sus jefes.

    ResponderEliminar